Cinco lugares imperdibles que los kiwis preferirían mantener escondidos

Los neozelandeses son muy unidos, nada les encanta más que contarles a los extranjeros lo magnífico que es su país. Sin embargo, aún existen lugares sin descubrir. Incluso el kiwi más orgulloso podría no conocerlos o no pensar en contarte sobre ellos. Estos son algunos de los tesoros menos conocidos de Nueva Zelanda.

Waitaki

Desde las enormes rocas del Paleolítico esparcidas por la playa hasta los lagos de color azul intenso y los acantilados de piedra caliza tachonados de fósiles, la región de Waitaki cuenta con infinidad de maravillas naturales. Una de las mejores maneras de conocer la zona es por cuenta propia, ya sea en bicicleta o a pie, a lo largo de sus muchos senderos. Abierto al público hace un par de años, el carril de bicicletas Alps 2 Ocean, traza un recorrido desde Aoraki/Mt Cook hasta Oamaru. No te pierdas las atracciones de la zona hechas por el hombre, incluidos los edificios de la era victoriana tallados en piedra blanca en Oamaru, y la impresionante represa de Benmore, una de las represas de tierra más grandes del hemisferio sur.

Consejos para viajeros: La región de Waitaki se encuentra en la Isla Sur de Nueva Zelanda, al este de los Alpes sureños. Oamaru está a unas tres horas en carro al sur de Christchurch o a 90 minutos al norte de Dunedin. Hay un aeropuerto internacional en Christchurch.

waitaki

Hokianga, Northland

Con sus playas de arena blanca, la eterna belleza de la costa este de Nueva Zelanda puede llegar a opacar su costa oeste. No obstante, algunos de los secretos mejor guardados del país se encuentran al oeste. Hokianga, por ejemplo, es una de las zonas más remotas y menos desarrolladas de la Isla Norte. Con su amplio puerto, con dunas de 150 m de altura y un bosque virgen que es el hogar de Tāne Mahuta, el árbol kauri más grande de Nueva Zelanda, Hokianga es más que cautivadora. Visita el árbol de 51 metros conocido como «the Lord of the Forest» (el Señor del bosque) en un recorrido por el bosque de Waipoua al atardecer. Con una comunidad predominantemente maorí, que tiene una conexión milenaria con la tierra, Hokianga es un lugar perfecto para conocer más sobre las raíces de Nueva Zelanda.

Consejos para viajeros: Hokianga está ubicada en la región de Northland, y está aproximadamente a tres horas en carro al noroeste de la ciudad más grande de Nueva Zelanda, Auckland.

untitled

Golden Bay, Nelson

Si alguna vez hubo un lugar que hiciera honor a su nombre, es Golden Bay, ubicado en el extremo de la Isla Sur. Una costa larga con arena fina y dorada y una creciente comunidad artística, hacen de este lugar un verdadero motivo para querer escapar de la rutina. El cercano Parque Nacional Abel Tasman tiene uno de los mejores senderos costeros de Nueva Zelanda, entretejiendo arbustos a lo largo de estas playas de ensueño. Adéntrate en el bosque nativo para llegar a Te Waikoropupū Springs, las fuentes de agua dulce más grandes de Nueva Zelanda, donde te sorprenderá el agua más clara del mundo. También puedes optar por una visita guiada por Farewell Spit, el asador de arena más largo de Nueva Zelanda, y visita un extraordinario santuario de aves donde cada primavera llegan miles de aves zancudas provenientes del hemisferio norte.

Consejos para viajeros: Takaka, el municipio principal de Golden Bay, se encuentra aproximadamente a una hora y 45 minutos en carro de Nelson. El aeropuerto de Nelson tiene vuelos nacionales que conectan vuelos internacionales en Auckland, Christchurch y Wellington.

Whakatañe

Whakatāne, Bay of Plenty

La mayoría de los visitantes de Nueva Zelanda han oído hablar de las maravillas geotérmicas y culturales de Rotorua. Pero son minoría quienes visitan Whakatāne, a poco más de una hora en carro en Eastern Bay of Plenty. Whakatāne, una de las ciudades más soleadas de Nueva Zelanda, se encuentra en un puerto natural en la desembocadura de un río y tiene playas realmente hermosas, así como una rica historia cultural. Reserva un recorrido por Mataatua y descubre la historia detrás del lugar de reunión maorí que recorrió el mundo antes de ser reconstruida aquí y nombrada «The House That Came Home» (La casa que regresó a casa). Pero lo mejor de todo es que Whakatāne tiene fácil acceso a White Island (Whakaari), un espectacular volcán marino a solo 50 km de la costa. En una visita guiada a pie, podrás ver el vapor salir de los respiraderos y visitar una fábrica abandonada de minería de azufre.

Consejos para viajeros: Whakatāne está ubicada al este de Bay of Plenty de la Isla Norte. Se encuentra a menos de cuatro horas en carro de la ciudad más grande de Nueva Zelanda, Auckland.

The Catlins

The Catlins, Southland

The Catlins, muy cerca de la carretera principal en la esquina sureste de la Isla Sur, son uno de los secretos mejor guardados del país. Por lo que no es de extrañar encontrarse con un bosque verde y cascadas vírgenes, así como abundante vida silvestre en este lugar. En Nugget Point podrás ver focas peleteras, leones marinos de Hooker y pingüinos azules de ojos amarillos, así como juguetones delfines de Héctor. Back to Nature te lleva de excursión desde Dunedin. Podrás ver todo esto y tener la oportunidad de conocer un bosque petrificado de 180 millones de años que solo aparece al bajar la marea.

Consejos para viajeros: The Catlins está a unos 90 minutos en carro al este de Invercargill y al sur de Dunedin. El aeropuerto de Dunedin tiene destinos nacionales y destinos internacionales limitados.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s